Saltar al contenido

Comunitae

comunitae timo

La empresa Comunitae era la plataforma de crowdlending más importante de España, pero cesó bruscamente su actividad en 2018 dejando a miles de inversores con pérdidas importantes. Su declive comenzó cuando se detectaron una serie de pagarés sin fondos, los cuales eran la punta del iceberg de los problemas de esta empresa. Ahora que se ha conocido todo lo que sucedió y hemos querido explicártelo en este artículo.

¿Qué es Comunitae?

Comunitae fue una de las plataformas pioneras en el sector de la financiación colectiva en España. En sus comienzos se comercializó como una plataforma para proveer de financiación a particulares, pero allá por 2013 comenzó a financiar también a PYMEs, convirtiéndose esta en su rama principal de negocio a partir de 2016. La actividad de financiación a PYMEs se basaba en el descuento de pagarés o crowdfactoring.

¿Cómo funcionaba esta empresa?

La plataforma funcionaba como intermediaria entre las compañías que querían adelantar el cobro de los pagarés y los inversores que aportaban ese dinero a cambio de una rentabilidad estipulada. De acuerdo con su lista de tarifas, Comunitae se llevaba una comisión por cada transacción que mediaba.

Ciertamente, este modelo de adelanto de pagarés resultaba muy conveniente y útil para determinadas empresas, dado que anteriormente este tipo de operaciones solo podían realizarse en los bancos.

Comunitae cierra: cómo se llega a esta situación

Durante los 10 años de actividad de la empresa, su negocio marchó relativamente bien y mantuvo una trayectoria bastante ascendente. Sin embargo, cuando comenzó a centrarse en el adelanto de pagarés empezaron los problemas.

Durante los primeros años la morosidad que detectaba la empresa rondaba entre el 3 y el 7 u 8 por ciento. Algo que, realmente, no está fuera de lo común ni es un problema grave que suponga pérdidas importantes. Entonces… ¿cómo es que pocos años más tarde acabó con la persiana cerrada?

Pues bien, todo comenzó cuando la dirección detectó un importante fraude de pagarés según el fundador y consejero delegado de la empresa Arturo Cervera. Esta situación extrema se dio porque distintos emisores colocaron falsos pagarés que estaban a nombre de diversas empresas. El problema de fondo residía en que estas acciones fraudulentas se hicieron bajo el consentimiento y con la complicidad del analista de riesgos de Comunitae. 

Cuando se descubrieron estos hechos, se expulsó a dicho analista y se iniciaron acciones judiciales contra él. Sin embargo, la magnitud del fraude obligó a paralizar la empresa para evitar más riesgos. A fin de cuentas, esta estafa generó un pico de morosidad tan alto que no podía permitirse que el resto de inversores siguieran operando en la plataforma.

Comunitae Estafa

Cabe destacar que el objetivo de Cervera era reiniciar la actividad de la plataforma tras reunirse con los inversores y comentarles la situación. De esta manera, se estipuló una prórroga de tres meses de paralización para estudiar la situación de la compañía y después exponer la información a los inversores.

El objetivo era intentar amortizar la deuda mediante pagarés que tenían pendiente su vencimiento. Se esperaba que esto no tardase más de dos o tres meses, periodo tras el cual se decidiría si se reiniciaba la actividad o se echaba el cierre definitivo. Todo este lapso de tiempo sirvió para comenzar las acciones judiciales contra todos los defraudadores.

Sin embargo, en noviembre de 2017 se decidió disolver el consejo de administración, quedando así Cervera como administrador único. Tras esto, algunos socios inyectaron capital en la plataforma para contar con la liquidez suficiente que permitiera ejecutar un cierre ordenado. Esta inyección de capital apareció en el Registro Mercantil, donde se especificó que había aportado una cantidad algo superior a 100 000 euros en valor nominal sin contar con la prima de emisión.

A esta cuantía había que sumar los 50 000 euros que aportó Derbaix en calidad de préstamo aprobado. De esta manera, podía procederse a un cierre sin pérdidas en el que los inversores y afectados por Comunitae obtuvieran un buen trato.

No estaban regulados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores

Este es un hecho que merece la pena destacar, ya que Comunitae no estaba controlada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En abril de 2015, el Gobierno dio luz verde a la ley de fomento de la financiación para empresas. En dicha ley se recogía la figura de las PFP (Plataformas de Financiación Participativa). Dentro de este concepto entraban todas las plataformas de crowdfunding que se hicieran a cambio de acciones o de cualquier otro tipo de recompensas, además de los préstamos p2p para empresas y particulares. Estos dos modelos de financiación sí estaban regulados por la CNMV.

No obstante, el Banco de España estimó que algunas plataformas como Comunitae, entre muchas otras (como Finanzarel o Novicap, por ejemplo), no entraban dentro de dicho modelo de PFP y, por tanto, no requerían autorización ni vigilancia por parte de esta comisión. De esta manera se entiende que el control fue mucho menor sobre esta plataforma y las autorizaciones que tuvo que pedir resultaron ser bastante más escasas.

¿Quién controlaba Comunitae?

La compañía estaba controlada en mayor medida por Arturo Cervera, quien tenía más de un 43 % de la empresa según los datos que arrojó el balance de 2016. Por otro lado, Rotaeche ostentaba alrededor del 14 % y el resto se repartía entre Cabiedes & Partners, con un 11,8 %, y François Derbaix, que tenía el 30 % restante.

Comunitae Concurso de Acreedores

Cuando el pasado año Comunitae entró en concurso de acreedores, hubo muchos inversores que perdieron tanto el dinero invertido como las ganancias generadas. La realidad es que hay personas con saldos de más de 50 mil euros que no verán nada de lo que invirtieron.

Mientras esperaban la amortización final de la cartera, la compañía valoraba si declararse o no en concurso de acreedores. Según Cervera, ya no tenía ningún sentido seguir trabajando como compañía. 

Las deudas registradas tenían fecha de 2016 y eran las últimas publicadas en el Registro Mercantil. A largo plazo, la cuantía alcanzaba los 335 000 euros.

Concretamente, estas deudas se vinculaban a cuatro préstamos pendientes de devolver al Ministerio de Economía que sumaban 182 000 euros, además de tener otro préstamo con François Derbaix de 50 000 euros como te hemos comentado anteriormente.

A ello hay que sumarle otro préstamo de Enisa que no se había devuelto y que ascendía a la cifra de 320 000 euros y 935 000 euros que se denominaban «otros pasivos financieros» como «entradas de dinero de particulares como cuenta puente de financiación por importe de 935 000 euros y 579 000 euros». Esta cantidad ha sido retirada en su totalidad.

De esta manera, la deuda sobrepasaba el millón y medio de euros con las consiguientes pérdidas para los inversores. Cabe destacar, además, que la plantilla de trabajo se redujo al mínimo para tratar de recuperar los préstamos impagados y ofrecer únicamente este soporte.

Comunitae Afectados: Qué opinan los usuarios

La realidad es que la mayoría de las opiniones vertidas por sus usuarios en internet -como no podía ser de otra forma- son malas.

En definitiva, muchos usuarios apuntan que la plataforma únicamente cobraba comisiones y no se implicaba en nada. Por tanto, todo el riesgo recaía sobre los usuarios, que inviertían su dinero sin recibir ningún salvoconducto por parte de Comunitae.

Otra de las cuestiones a la que se hace referencia es que la empresa no ha mantenido una información adecuada de cara a los inversores. Más bien se ha centrado en las acciones internas, dejando en vilo a muchos usuarios que veían peligrar su dinero. Prácticamente todos apuntan que el primer correo lo recibieron un mes y medio después de entrar en concurso de acreedores.

Otra de las quejas hace referencia a la inutilidad de la información aportada. Solo se les indicó qué operaciones estaban en estado de impago y que, por tanto, no iban a cobrar, sin indicarles cómo reclamar ni qué hacer para recuperar, al menos, el dinero invertido.

Afectados por Comunitae: qué se puede hacer

Cuando una empresa entra en concurso de acreedores, hay ciertas acciones que los afectados pueden adoptar para recuperar su dinero. En este caso, muchos de los afectados por Comunitae han optado por reclamar a través de las asociaciones de protección del consumidor.

Si eres uno de los afectados por Comunitae puedes dirigirte a las oficinas de defensa del consumidor para informarte sobre las acciones abiertas por parte de otros afectados. Así podrás unirte a ellas para lograr tener mayores oportunidades de tener éxito en tu reclamación

Ante todo, es importante no conformarse y tomar todas las medidas necesarias para intentar recuperar el dinero invertido. No importa si la cuantía era mayor o menor, es totalmente lícito pelear por tus derechos y por conseguir que la plataforma se haga responsable de las pérdidas que ha generado a miles de pequeños y medianos inversores.